Libros prohibidos (1897), de Alexander Mark Rossi.Libros prohibidos (1897), de Alexander Mark Rossi.

Considera la bibliofilia como su religión? ¿Lee todos los días y a todas las horas? ¿Huele los libros viejos buscando el aroma de la lignina como el yonqui bibliópata que es? ¿Tiene vicios literarios inconfesables? ¿Lo primero que hace cuando visita una ciudad desconocida es preguntar dónde están las librerías? ¿Ha robado libros camuflados bajo el abrigo en grandes superficies? Si visita una casa, ¿recorre la biblioteca para conocer mejor al dueño? ¿Almacena libros de forma enfermiza porque los necesita tener cerca? ¿Los acumula indiscriminadamente en imponentes torres oscilantes por falta de espacio en los anaqueles? ¿Cuántos libros prestados no ha devuelto ni ante la insistencia de su verdadero propietario? Y puestos a desear, ¿codicia poseer una encuadernación antropodérmica con la piel de su actriz (o actor) favorita para acariciarla todas las noches con las yemas de los dedos? Y no se acongoje por esta última pregunta, en la Francia y el Reino Unido de los siglos XVII y XVIII era costumbre usar la piel de los criminales ejecutados para encuadernar libros.

Si ha respondido con una afirmación a algunas de estas preguntas, enhorabuena, puede seguir leyendo este reportaje pensado para los amantes de los libros, esos amigos que nos instruyen, nos aleccionan, nos consuelan o nos deleitan, en cualquier ocasión, y que siempre necesitamos tener a mano, guardándoles lealtad inquebrantable. De ahí que los lectores con excesiva curiosidad podamos desembocar en una insaciable avaricia libresca y consecuentemente en una ingobernable biblioteca. ¡Cuidado!

Tras las dos primeras entregas de estas selecciones que confío les hayan llevado a la región de los encantamientos sin fin, ahora toca una nueva con algunos de los libros sobre libros que han aterrizado recientemente en las librerías. Lo digo por si a alguien le faltan ideas para las lecturas de otoño. Cómprenlos, no se arrepentirán, especialmente ahora que todos tenemos que pensarnos muy bien cómo y en qué nos gastamos el dinero. Los diez son de confianza e inevitables si usted es bibliófilo, bibliómano, bibliópata y/o un enfermo del libro.

LIBROS SOBRE LIBROS I · LIBROS SOBRE LIBROS II

Los primeros libros de la humanidad

Los primeros libros de la humanidad, de Fernando Báez. Los muchos incondicionales de este escritor venezolano (San Félix de Guayana, 1963) pueden felicitarse porque no sólo está de vuelta sino que viene con renovados bríos. Tras la extraordinaria Historia universal de la destrucción de libros, que preparó el terreno, desembarca otra vez en España con este ensayo apabullante que formará parte de mi vida para siempre. Debo reconocer que en ocasiones la acumulación de datos resulta un poco agobiante, por más fascinantes que sean. Sin embargo, es un libro de cabecera impresionante que se lee con gran interés porque además está muy bien escrito. Como era de esperar. (Fórcola, 29,50 €)

Los amores de un bibliómano

Los amores de un bibliómano, de Eugene Field, con traducción de Ángeles de los Santos. Esta novela fechada en 1895 cuenta la historia de un viejo coleccionista de libros en la Norteamérica de finales del siglo XIX. El lector curioso que investigue un poco en la vida de este autor actualmente casi olvidado en España –no así en Estados Unidos- encontrará a un infatigable coleccionista de libros. Field logra un excelente equilibrio entre humor, ingenuidad, pintorescas ambientaciones y tensión dramática. Una obra “que trae solaz y alegría” y que sorprende por su gran altura narrativa y su certera percepción de la condición bibliófila. (Periférica, 17,50 €)

Libros malditos malditos libros

Libros malditos, malditos libros, de Juan Carlos Díez Jayo. Si alguien tiene la sospecha de que leer este jugoso anecdotario sobre libros le puede provocar un prolongado placer habrá acertado de pleno. ¿Cómo no va a encantar un libro que habla de bibliófilos que han llegado a asesinar para conseguir más ejemplares o de bibliotecas inimaginables o de encuadernaciones en piel humana? Obviamente no todos los capitulitos tienen una brillantez equiparable, pero Díez Jayo ha elegido unas historias con motivos de sobra para ofrecernos un libro lucido, muy divertido y que será de culto con el pasar de los años. Cómprense ya la primera edición, que luego se pondrá por las nubes. (Piel de Zapa, 18 €)

Librerías

Librerías, de Jorge Carrión. Cualquier esfuerzo que se haga por conocer las librerías merece ser elogiado sin reservas. Si además el tomo firmado por Jorge Carrión, y con el que ha quedado finalista del Premio Anagrama de Ensayo, es brillante, espléndido, soberbio, estimulante y todos los epítetos inimaginables más, pues mucho mejor. Este libro se las arregla para que el lector esté deseando terminarlo para salir corriendo hacia su librería de cabecera y disfrutarla aún más que antes, pues su importancia ha trascendido el negocio mismo. Uno de esos ensayos que mientras lo lees transmite la certeza de que lo acabarás siendo más sabio y mejor informado. Es decir, transformado. (Anagrama, 19,90 €)

La encuadernación moderna

La encuadernación moderna, artística y caprichosa, de Octavio Uzanne, con traducción y edición de Manuel García. El francés Uzanne (1851-1931) fue un bibliófilo, editor, publicista y hombre de letras que escribió obras sobre viajes, libros y moda femenina, además de cuentos. Este libro se publicó en París en 1887 y nunca había sido editado en España hasta ahora, gracias al poeta Manuel García, quien realiza también la introducción, el glosario final de términos de encuadernación y las notas para encuadernadores. Un regalo imprescindible. (Point de lunettes, 18 €)

Los libros prestados

Los libros prestados, de Xabier López López, con traducción de Elsa Mariño. El buen escritor, antes incluso de sentirse o de llamarse así, es un buen lector. Y López López es un buen escritor y un buen lector, como lo demuestra este estupendo libro. Este creador gallego (Bergondo, La Coruña, 1974) firma cuatro relatos que pueden considerarse cuatro nouvelles y en las que los lectores son los verdaderos protagonistas, con personajes magníficamente bien construidos, cruzada de referencias librescas y enraizada en la tradición fabuladora de la tierra desde la que escribe. No es un escritor conocido, pero merece ser leído mayoritariamente. (Libros de Pizarra, 16 €)

Llamémosla Random House

Llamémosla Random House. Memorias de Bennett Cerf, con traducción de Íñigo García Ureta. Las memorias de editores se han convertido en un género literario con muchos seguidores. Ahora le toca a las de Bennett Cerf, un judío nacido en Nueva York y fundador de Random House, que recurrió a la publicidad como nunca hasta entonces se había hecho. La obra es una reveladora crónica desde dentro abundante en sagacidad, diversión, profundidad y amor por la literatura. Sus jugosas anécdotas nos ayudan a comprender la profesión. Auténtica mina de información sobre el mundo editorial. (Trama, 24 €)

Los libros y la libertad

Los libros y la libertad, de Emilio Lledó. Este volumen es un compendio de diez textos dispersos –artículos, conferencias o discursos- cuyo denominador común es el amor de este filósofo por los libros, el lenguaje, la memoria, la libertad, la amistad o la educación. El profesor escribe también de los medios de comunicación, del libro electrónico, de María Zambrano y de la poesía. Una entrega que alienta el pensamiento y el amor hacia los libros, algo tan necesario en la sociedad actual, dibujando el retrato de un pensador permanentemente despierto ante las preocupaciones del mundo. ¡Gracias, señor Lledó! (RBA, 19 €)

La biblioteca perdida

La biblioteca perdida, de A.M. Dean, con traducción de José Miguel Pallarés. Estamos ante un thriller histórico con todos los ingredientes necesarios para hacer disfrutar a los aficionados a este género, donde el autor se acerca a uno de los mayores misterios de la Antigüedad: la desaparición de la biblioteca de Alejandría. El best seller de esta selección no defraudará a quienes busquen un ritmo trepidante, lo que acredita sus engatusadoras cualidades narrativas. Aunque el libro es un tocho de casi quinientas páginas, el novelista sabe cómo enganchar, por lo que su amenidad hace olvidar tal grosor y se lee de un tirón. (Suma de letras, 22 €)

A dos tintas

A dos tintas. Josep Janés, poeta y editor, de Josep Mengual. En 2013 se celebra el centenario del nacimiento de este editor –y poeta- olvidado, Josep Janés (1913-1959), un nombre clave de la edición española de posguerra. Y se publica esta biografía. Si quieren disfrutar más de este excelente trabajo, en todo lo que significa, léanlo con atención, imaginando pese a las dificultades lo que tuvo que costarle editar desde Cataluña con el régimen de Franco en sus primeros –y más crueles- años de dictadura. De todo ello informa cumplidamente este libro, cuya lectura recomiendo vivamente. (Debate, 22,90 €)